El innombrable

19 julio, 2006 at 1:04 pm Deja un comentario

Él dijo “Pongámosle Bridget”. Ella entornó los ojos y dijo “No, pongámosle Amanda”. Aunque él ya sabía que su hija se llamaría Amanda, alcanzó a articular una queja desganada “Pero, ¿por qué? Si con mi apellido queda bien, Bridget Pope”, dijo mirando un letrero imaginario. “Pero nadie le dirá Brit-llet” dijo ella, pronunciando cada sonido, “todos le dirán Brillí, y eso es horrible”.

Esa fue la última discusión que ella ganó, porque al poco tiempo él dijo “Me voy”. A los gritos histéricos de ella, y el obstinado “lo siento” en sordina de él, no se le pueden llamar una discusión.

A veces Amanda dice que se llama Bridget. No, no Brillí, Brit-llet.

Anuncios

Entry filed under: Cuentos.

Biografía femenina Flores que no florecen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Flickr Photos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: