Archive for noviembre, 2006

Recordatorio

Murmurar un mantra
que renuncie a la propiedad
plantarse en la imposibilidad

Esconder el deseo
en una sola noche
no volver a mirarse la piel

Cambiarse el vestido
ahogar los brotes
no pisar jamás
el barco de los ahogados

Sobretodo suplicar a las hordas
que no vayan a correr al campo
que oigan una sola marcha

29 noviembre, 2006 at 3:19 pm 2 comentarios

Cuaderno rojo

¡Dónde está
el cuaderno rojo!

Tengo demasiadas
palabras aquí

Vivo en el cuaderno
soy el cuaderno
muero de cuaderno

Estoy en rojo
cómo recojo
el ojo
rojo

22 noviembre, 2006 at 8:41 pm Deja un comentario

Ruido

¿Por qué está todo ese ruido
tratando de embarazarme esta tarde?

En el espacio para nadie
traspasan los insolentes
por la ventana excesivamente abierta

Pasar hambre es normal
como quemarse los dedos
dice el sol horizontal

Como siempre me rehúso
a cualquier propuesta pontificante
y decido cambiar de peinado otra vez

Busco la hebra que llega
de allá hasta acá
o de acá hasta allá
pero sólo hay pelusas

El ruido es eterno

15 noviembre, 2006 at 10:28 am 1 comentario

Pernil con papas

Ella mira su plato de 85 años
y coge una papa frita

Él mira su plato de 85 años
y corta un trocito de pernil

Ella mastica
Él mastica
hacia un horizonte recordado

Él mira el plato de ella
la papa frita y el pernil
y mastica el horizonte de 74 años

Ella mira el plato de él
el pernil, el tenedor, la papa frita
y mastica la misma silla de melamina
de hace 74 años atrás

Así se quedan conversando
20 ó 50 años más

8 noviembre, 2006 at 10:33 am Deja un comentario

El escondite de los exiliados

Vuelvo a buscarte
al escondite de los exiliados
donde tejes tierras y vientos

Voy por un cuento
Me encuentro contigo
y se rompe una línea rota

Lo que se gana cuando se gana
nunca es lo que se busca
dices entre sueños
yo debo creerte

Apareces de improviso
declarando errores futuros
augurando tormentas inevitables
yo debo creerte

El reloj marca todas las horas
aunque cierro los ojos
La historia se escribe
sin las palabras
que evitamos pronunciar

El secreto gestado en al omisión
florece incierto y ciego
tallando surcos desconocidos

Nado bajo una colcha
que huele a infinito
y prometo irme
en cuanto amanezca

1 noviembre, 2006 at 10:39 pm Deja un comentario


Entradas recientes

Flickr Photos

Feeds