El Nadador

17 enero, 2007 at 5:19 pm 1 comentario

Traspasar una ola
en la herida de espuma
avasallada por el grito de guerra
y luego soñar leones
entre médanos líquidos

Inventar un agujero fugaz
con el cuerpo mojado
a través de paredes instantáneas
que lo abrazan lascivas
con sus lenguas enredadas en sus lenguas

interminables brazos correosos
riéndose de esquemas asfixiados
diluyendo suspiros salados
hasta digerir la ficción de identidad

Hondura incólume
de batallas siempre ganadas
victoria de ritmos inescrutables
azares devorados sin vacilación
de ser más que único, indivisible.

Anuncios

Entry filed under: Poemas.

Para mañana La muñeca

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Flickr Photos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: