Cazador

9 mayo, 2007 at 3:26 am 2 comentarios

Sale a buscar
palabras fugitivas
cargadas de gris oscuro

las coge con cuidado
con firme delicadeza
las teje en papel

Las gotas de sudor
recorren los surcos
de revelaciones imposibles

quisiera dejarlo, dejarlas, dejarse
encontrar un oficio de Sereno
a salvo de la obstinación

pero tiene tatuados
dos ojos abiertos
y no deja de oler palabras

Anuncios

Entry filed under: Poemas.

Imágenes Vudú

2 comentarios Add your own

  • 1. juanlapeyre  |  10 mayo, 2007 en 11:09 am

    “y no deja de oler palabras” es casi instintivo… creo eso, escribir poemas, poesía, no es un oficio, no es una actividad, es un instinto… quizá no tanto, pero es algo que está enredado en la piel antes que articulado en la mente. Mirando el poema, se me hace una imagen donde se ve al predador en un bosque de palabras que son las cosas, el ruido de la calle, los rostros de la gente, el humo del café, el agua de la ducha, …
    El poema lleva esa sensación de manera perfilada. Tan objetiva que está llena de sugerencias. Gracias, sí.

    Responder
  • 2. Rafael Cofiño  |  14 mayo, 2007 en 5:34 pm

    qué bueno

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Flickr Photos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: