Archive for julio, 2007

Intermedio

−Es que no tenemos futuro− le dijo
−Pero tenemos presente− le contestó, porque a lugar común, lugar común y medio
−Idiota−acotó−todo el presente se acumula para pasado que aguanta sólo la nostalgia, que debe ser una de las estupideces más grandes
−Una de las estupideces más grandes es hacerse tanto caldo de cabeza por todo, gil
−No se puede hablar en serio contigo
−No, por eso te gusta juntarte conmigo
−Es verdad−jaque, pensó un rato−es que a mi me carga todo este tema de andar echando gente de menos, preferiría echar gente de más. Si sé que todo este discurso es insostenible, pero de verdad que encuentro que los términos se contradicen entre sí y me quedo como en un atochamiento, sin poder ir para atrás ni para adelante.
−Sí, eso pasa cuando uno se toma las cosas en serio, o cuando las cosas se lo toman en serio a uno. En realidad tu problema no es un problema, te estás quejando por anticipado de algo acerca de lo que te vas a quejar igual después, no importa lo que suceda desde este momento en adelante.
−O sea que tanto me gusta la nostalgia que voy ensayando con tiempo
−Exacto
Mientras se reía le dieron unas ganas terribles de llorar y una vergüenza considerable por eso. Pensó que encantada externalizaría sus emociones a un contratista que supiera qué hacer con ellas. Tomó mucho aire y se sopló la nariz, abrió mucho los ojos y miró para otro lado, un lado que ni siquiera estaba ahí, ese era el rito que tenía para no llorar. Logró tragárselo todo, pero se le quitaron las ganas de hablar. Cualquiera habría respondido a esa incomodidad cambiado el tema, habría dicho algo chistoso, o en el peor de los casos habría dicho me tengo que ir. Lo que recibió en cambio fue un silencio sólido que le decía, está bien, no pasa nada, y eso no le quitaba la angustia, más bien la incitaba a darle una rienda que no quería darle por ningún motivo. Eso pasa por odiar los dramones. En esos casos se podría pedir permiso para ir al baño, decir “disculpa, tengo que perder el control 3 minutos, vuelvo al tiro”, lo habría hecho si no fuera porque sabía que 3 minutos no iban a ser suficientes.
−¿Entonces lo que quieres es despedirte ahora?
−Te encanta ridiculizar mis zapatos chinos
−Eh, sí, es cierto, pero un poco también para que te desenredes tú, para que te resulte excesivamente evidente la inexistencia de tu problema
−¿Cómo “un poco”? ¿Qué es el otro harto?
–Reírme, obvio
–Te odio
–Mejor para todos
Los abrazos son un gran invento, pensaba, mientras se dejaba rodear por esa tibieza de “yo también te voy a echar de menos”

25 julio, 2007 at 6:26 am 1 comentario

El bosque

La esperanza se enreda
en puentes y multitudes
los signos charlan a su antojo
como árboles sometidos
a la inminente traición
de abarrotarse de promesas o secretos

Quiero sostener
al menos este verso
para treparme al cielo
pero resbalo

Cuéntame la historia
aunque no la entienda
escúchame en tus palabras
tócame la cabeza o los dedos

La filigrana de los sueños
reluce y se apaga al amanecer
No abras los ojos
detén el sol

Te has perdido
como una piedrita en el río
mientras el aire vibra
de risas antiguas

Habitaré lugares
de dueños exiliados
donde no haya ruedas

18 julio, 2007 at 7:18 pm 1 comentario

Campo de batalla

No se agote la justicia en el suspiro
ni mis palabras en mis oídos
dedos horadando almas sujetas
que se evaporan en la lucha
de ahogarse en la sangre

El día solemne de tu desaparición
me quedaré esperándote en el dintel
Una hebra desprendida de mis pupilas
vigilará el retorno de tus escamas

La navaja helada
en el tiempo sumergido
espera la desesperanza
y la desesperación

Pondré los ojos
al abrigo de mis palmas
mientras aprendo el dios y el rito
entonces giraré las manos

11 julio, 2007 at 1:39 pm 1 comentario

Café al Invierno

Ando conmigo de tarde en tarde
seres forman conjuntos mentalmente considerados
gesticulan tras el vidrio
Miro su geografía de cabezas
arriba, abajo, de lado a lado
manos que levitan apenas sobre la mesa
Cada tanto se contorsionan a la vez con la boca abierta

Hay otros que murmuran cantando en secreto
como si por fin pudieran convertir en marea
la corriente de su felicidad y su descontento
Al final siempre quieren decir llámame mañana

En la otra esquina el espejo
aunque de ademanes diferentes
la leche abraza al café al son de la cucharita
Descanso en la belleza de las orillas
de ser cuerpo e imagen
de saber que no nos llamaremos
Ahora el reflejo es sombra escondida a mi espalda
sólo escucho el sonido de esa taza que es esta

Son los privilegios que pido para servirse
Esta burbuja también desaparece al tocar el suelo
La siguiente la pido para llevar

4 julio, 2007 at 11:58 pm 1 comentario


Entradas recientes

Flickr Photos

Feeds