Vuelo

5 octubre, 2007 at 2:21 am Deja un comentario

La temporada de migraciones
comienza con un vacío estomacal
acompañado de un vértigo innombrable
y una taquicardia leve

Se conjugan atropelladamente
palabras como yo, nada, nunca, nadie
luego se abren las manos
y los dedos de los pies

Entonces desaparece el suelo
todo se vuelve ornamental

A partir de ese momento
las alas se baten solas
y quedarse deja de ser una posibilidad

Anuncios

Entry filed under: Poemas.

Juana Molina: la magia del duende rojo Profecía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Flickr Photos

Playa

Autorretrato

Tequila

Autorretrato 2

Frutería

Más fotos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: